Ignacio Prieto

Consignacion en USA bajo amenaza

Sábado, 5 de septiembre de 2009

Una de las acciones que se han popularizado para promover las ventas de productos en el mercado de EEUU, ha sido situar stocks del suministrador en los almacenes de venta del distribuidor o empresa cliente en consignación.

warehouse

Estas acciones también pueden corresponder con acuerdos de Lean Management.

En la mayoría de los casos, se realizan extensos contratos de consignación donde se especifica perfectamente cuando se transfiere la propiedad del bien, donde se almacenara, incluyendo la señalización de la zona y la colocación de carteles indicativos y bien visibles de que esa zona corresponde con un espacio dedicado a producto cuyo propietario es el proveedor, el mantenimiento de los productos y la inclusión en el sistema informático del cliente de las unidades almacenadas y su consideración como material consignado.

Todas estas previsiones son correctas pero no garantizan que, en el caso de insolvencia temporal o bancarrota de la empresa cliente, este stock en consignación no sea considerado como garantía colateral de las deudas contraídas por la empresa receptora del stock con otros acreedores.

Incluso más. Es posible que el stock se envíe a una empresa que tenga firmado por ejemplo un préstamo con una entidad bancaria donde figure la denominada dragnet clause. En este caso, el préstamo tiene como garantía, entre otras que figuren en el contrato de préstamo, los materiales o bienes recibidos por la empresa cliente a posteriori dejando al autentico propietario de los productos en una situación de indefensión.

Esta situación responde a la ya abundante jurisprudencia donde se establece que los acreedores valoran la solvencia de sus clientes en base a la percepción que de los activos del deudor obtienen. El hecho de que el deudor muestre unos stocks que realmente están en términos de consignación, y por tanto pertenecen a otra entidad, distorsiona la imagen que al acreedor recibe.

Solo en el caso de que el juez estime que era del dominio publico que estos productos estaban en consignación, se podría proteger la propiedad de los mismos. Esto ocurre por ejemplo con las casas de antigüedades donde generalmente las piezas son propiedad de terceros hasta que se venden. Como quiera que esta situación es de dominio publico, las piezas no están afectadas ante procesos de embargo o liquidación.

En cambio, en un negocio de venta de armas de fuego que vendía productos que mantenía en consignación, el juez decreto que el comisario del proceso concursal podía incluir esos activos en liquidación al no ser generalmente conocida esta circunstancia.

La buena noticia es que la consignación de productos esta gobernada en cada estado por la denominada Uniform Commercial Code (UCC). Cada estado tiene su propia versión de UCC pero son substancialmente similares con alguna excepción.

Es posible salvaguardar los intereses de la empresa proveedora mediante el perfeccionamiento del denominado security interest ante reclamaciones, embargos o liquidación de activos.

Si usted se encuentra en una situación como la descrita, contacte con nosotros y le asesoraremos sobre como garantizar los derechos sobre sus productos.

Deje un comentario