David Soler

El sentido común

Lunes, 28 de septiembre de 2009

Una de las cosas que más me gustan de Internet es que me ha dado la oportunidad de conocer la forma de pensar de gente sólo por como expresan las ideas en sus blogs. De entre los aproximadamente veinte blogs que sigo regularmente hay dos que me gustan por lo que emanan: sentido común. Tanto Paco López como Gabriela Revel hacen honor al dicho de “lo bueno, si breve, dos veces bueno” y demuestran que, por encima de todo, en la gestión de un proyecto, un equipo de ventas, una empresa, una división, etc… lo más importante es aplicar el sentido común.

Yo, que por supuesto no puedo compararme con ellos, he tratado siempre de aplicar el sentido común a la hora de tomar cualquier decisión. Esto, que parece una cosa de lo más normal, no es tan habitual. Muchos directivos toman decisiones porque lo dice la página X del manual tal o porque la teoría de “nosequien” dice que ante tal situación toca tomar cual decisión y se olvidan de parar, reflexionar y tratar de aplicar el sentido común. Y eso no te lo enseñan en ningún master. El sentido común no se adquiere con el tiempo ni te lo da la experiencia.  Se tiene o no se tiene.

Conste que la formación es indispensable y que muchas técnicas que aprendemos durante nuestra época de estudiantes funcionan en muchos casos. Pero en mi opinión siempre hay que anteponer el sentido común en cada decisión que vayas a tomar.

Pero ya se sabe, el sentido común es el menos común de los sentidos.

7 comentarios para “El sentido común”

  1. manuel granada dice:

    Amigo David,
    No soy capaz de definir como actua una persona con sentido común, pero si me atrevo a definir lo que es una persona que actúa con escaso sentido común. A ver si estamos de acuerdo.

    1.-Improvisación en la toma de decisiones.
    2.-Escasa consideración por la consecuencias de sus actos.
    3.-Jamás pedir la opinión a los demás.
    4.-Toma de decisiones en base a criterios exclusivamente “cuantitativos”
    5.-En muchas ocasiones, inseguridad “camuflada”.
    6.-Nula capacidad de consenso o convencimiento.
    De todas maneras, hay “algo” que no soy capaz de definir y que es la “chispa” que seguramente tú comentas.
    Sin embargo, personalmente creo que el sentido común es algo quer aunque se tiene o no se tiene, se puede ir ejercitando o mejorando con los años.

    • David Soler dice:

      Gracias por tu comentario, Manuel. Yo no lo hubiera detallado mejor. Totalmente de acuerdo con lo de que se puede desarrollar o mejorar con el tiempo.

  2. Ale dice:

    Qué razón David! El sentido común es la herramienta más eficaz que un trabajador, directivo, mando intermedio o empresario puede tener. En holandés, escucho esta expresión a diario. Lo llaman gezond boerenverstand. Vendría a ser el sentido común de los granjeros. Y es que como tú bien dices en ocasiones, intentamos imponer las teorías de management que más de moda estén en un determinado momento o que funcionan en determinados entornos sin tener en cuenta otros factores más simples y cercanos.

  3. maria dice:

    Tienes toda la razón. Haciendo referencia a lo que dice Ale en su comentario sobre la connotación holandesa del “gezond verstand” lo que me llama más la atención es que habland no de sentido común, sino que literalmente podría traducirse como sentido “saludable”. Qué hay más saludable para todos que el sentido común? Y sin embargo, como dices, lo hemos dejado en el olvido. Muchos lo confunden con la capacidad de tomar decisiones basándonos en conocimientos intelectuales o experiencias empresariales, pero el sentido común es eso, un “sentido” y como tal sólo puede surgir de la inteligencia emocional del individuo…Los tan famosos test para medir la capacidad intelectual de aspirantes a un empleo no han sido capaces de medir la capacidad emocional de los mismos. Por otro lado el “común” le difiere de la intuición, en cuanto al utilizar el sentido común no estamos dando rienda a nuestro propio instinto, sino que basamos las decisiones basándonos en normas y memorias colectivas, lo que hace que tenemos en cuenta mucho más que la propia individualidad.
    Y termino con un ejemplo…hace ya muchos años seguí unos cursos de Experto en Protocolo que organizaba la Universidad de Oviedo. Había un tipo que se leía los manuales de cabo a rabo y se aprendía todas las cosas de memoria. En una clase práctica se nos presentó un problema de protocolo en una “supuesta” cena empresarial donde mezclábamos el mundo de la empresa con el protocolo oficial del gobierno. Este chico libro en mano discutió al profesor que fulanito de tal, con tal cargo político por ser el primero en rango debería presidir la mesa, y no el empresario anfitrión. El tipo seguía discutiendo hasta que el profesor zanjó la cuestión con un tajante: “Déjese de manuales y oficialidades!! Llevo 20 años trabajando en protocolo oficial en toda Europa y lo único que he utilizado con acierto es el SENTIDO COMÚN”.

    • David Soler dice:

      Sí, supongo que es eso de la inteligencia emocional, no?. Por eso, ser inteligente no presupone que vayas a ser un buen gestor. Ni siquiera un buen líder. Hacen falta algunas cosas más.
      Y muy bueno tu ejemplo. El tipo en cuestión seguía “a pies juntillas” el manual… y ese es el error. El manual no puede estar por encima del sentido común. Tuve un jefe que actuaba exactamente igual. La cosa, claro está, acabo fatal.
      Gracias María, por pasarte por este rincón.

  4. Estrategia, Cambio y Sentido común « Estrategia y Cambio dice:

    [...] Estrategia, Innovación on 30 Septiembre 2009 at 1:03 En un post del pasado lunes en su Blog Bridgedworld, David Freixas hizo un comentario que quiero agradecer desde aquí acerca de “mi uso del [...]

Deje un comentario