Antonio Caamaño

Gobierno, autonomías y empresas promoverán las exportaciones para ayudar a la recuperación económica.

El incremento del número de empresas exportadoras es clave para establecer un nuevo modelo equilibrado de sector exterior que aporte más crecimiento al PIB.

Viernes, 3 de julio de 2009

La secretaria de Estado de Comercio y presidenta del ICEX, Silvia Iranzo, participó ayer en Barcelona en el Consejo Interterritorial de Internacionalización (CII), un órgano que aglutina a todos los organismos de promoción exterior de las comunidades autónomas, las cámaras de comercio, la CEOE, el ICEX, Invest in Spain y el Gobierno para coordinar y analizar la internacionalización de las empresas españolas.

Todos los responsables del sector exterior español convocados a la sesión plenaria de este Consejo acordaron promover la internacionalización de las empresas españolas como uno de los grandes soportes de la economía para afrontar la crisis. Nos encontramos ante una oportunidad histórica para construir un sector exterior más equilibrado y que mejore su aportación al crecimiento del PIB. El Gobierno calcula que el sector exterior aportará dos puntos al PIB este año, con lo que se consolidaría un modelo económico más abierto al exterior, pero sin los desequilibrios de otros años.

La reunión del CII ha sido organizada por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio a través del ICEX y ACC10, organismo de promoción del comercio exterior de la Generalitat de Cataluña.

Durante el encuentro se expusieron algunos datos que inducen al optimismo. Por ejemplo, el déficit por cuenta corriente se ha reducido un 50% en lo que va de año y todo apunta a que el comercio exterior y, más concretamente, las exportaciones, ofrecerán mejores datos comparados en los segundos seis meses de 2009.

La previsión del Gobierno es aumentar el censo español de exportadores regulares (los que realizan ventas al exterior durante cuatro años seguidos) en unas 5.000 empresas en esta legislatura. Sólo en el programa de Iniciación a Exportación (Plan PIPE), que se desarrolla de acuerdo con las Cámaras de Comercio y los órganos de promoción exterior autonómicos, se generaron en 2008 más de 780 nuevos exportadores, lo que supone un incremento del 30% a pesar de la mala coyuntura mundial.

Esa es una prueba de que las pymes españolas están apostando cada vez más por los mercados mundiales para compensar el freno de la demanda interna y mejorar su competitividad internacional de cara a la recuperación económica. Muestra de ello fue el pasado Congreso EXPORTA celebrado en Zaragoza, donde se inscribieron cerca de mil pymes, el doble que en el certamen de dos años antes.

Para que la ampliación de la base exportadora sea una realidad, una de las claves que todos los asistentes al Consejo se marcaron fue la cooperación y la coordinación en sus acciones a todos los niveles. Es necesario que las instituciones públicas y el sector privado planifiquen sus iniciativas de la manera más eficaz posible, para que no falte apoyo a las pymes con vocación exportadora.

El Consejo Interterritorial analizó el ejemplo del Plan Agroalimentario de China en 2008 como una de las experiencias en las que la coordinación de todos los órganos de promoción exterior ha dado mejores resultados. El compromiso es extender estas acciones a otros países.

Otra ocasión para demostrar esa coordinación institucional y empresarial será la Feria CISMEF, el mayor encuentro multisectorial de pymes que se celebrará en China del 22 al 25 de septiembre próximo. España es el país invitado a este encuentro mundial al que ya han confirmado su asistencia unas 200 empresas e instituciones españolas.

Deje un comentario