David Soler

Los ultimos ejecutivos

Un cambio de paradigma en el mercado laboral español y en las relaciones ejecutivo-empresa.

Domingo, 19 de abril de 2009

La crisis económica por la que atraviesa el mundo traerá muchas consecuencias, pero entre ellas nos detendremos en una muy clara: un cambio total en el mercado laboral y las relaciones empleado/empresa. Demasiados años de cultura de la “empresa para toda la vida”. Hay que empezar a romper paradigmas. Los jóvenes que se incorporan al mercado laboral ya son mucho más selectivos y menos apegados a la empresa-papá. Y ahora les ha llegado el turno a los ejecutivos.

Estamos viendo cómo crece el grupo de ejecutivos sin trabajo y tratando de volver al mundo corporativo como solución única pero difícil. Tantos años de dedicación y de esfuerzo no han servido para mucho, o eso parece. Pues yo creo que están equivocados. Sí ha servido. Acumulan una experiencia y sabiduría que muchos no tienen y, por supuesto, siguen siendo válidos para las empresas. Pero hay que saber modificar el modo de relacionarse con ellas. Esas nuevas relaciones pasan por aceptar la contratación por proyectos, de forma temporal. En el mundo civilizado (léase Alemania, UK, Holanda, Francia y USA) ya hace tiempo, años, que funciona. Se trata de aprovechar el know-how, la experiencia y torear la sobre cualificación. No hay que dejarse tentar por la vuelta a la empresa como única salida posible.

En esos países arriba mencionados se utiliza la contratación temporal de directivos como forma de que las empresas se “permitan el lujo” de tener en su equipo a alguien que de otro modo es imposible contratar. Es el conocido Interim Management o directivo de transición. Personas capaces de llegar, tomar el control y solucionar el problema sin tener ninguna atadura con el equipo, ni con la inevitable “política” del día a día, ni con la burocracia de la empresa.

Pero nos queda mucho por hacer. Aquí aún impera la ley de la fidelidad a la empresa. Ha llegado el momento de ser movible, ágil, adaptable, resolutivo. Ahí está el futuro del nuevo directivo. Cuantas más empresas o proyectos haya “solucionado” mejor. Y, además, ofrece una vivencia impagable.

Hay que dar el paso de la consultoría clásica a la ejecución. Al compromiso. A asumir nuestras decisiones.

Hay un gran trabajo por hacer. Pero es una oportunidad para toda esa generación de grandes directivos que hoy se encuentran en una encrucijada. Sí la aprovechamos esta crisis habrá servido de algo.

2 comentarios para “Los ultimos ejecutivos”

  1. Mari Cruz dice:

    Es una forma muy interesante de afrontar los tiempos que corren de otro modo que no sea el trabajar para una organización de modo permanente, de este modo toda esta experiencia ganada con los años de bagaje profesional redundará en beneficio no sólo de una organización sino de muchas otras para las que se presten estos servicios.
    Podría decirse que son Managers coyunturales.
    Mucha suerte con vuestro proyecto. Un abrazo. Mari Cruz

  2. David Soler dice:

    Muchas gracias por tu comentario. Es, como dices, una forma de capitalizar toda la experiencia y, al mismo tiempo, una oportunidad para las empresas de poder contratar a ejecutivos de mucho nivel que de otro modo no podrían. Es como tener un asesor pero que se integra en la compañía como uno más.
    Un saludo,

Deje un comentario