España

Una potencia en oportunidades.

España es sin lugar a dudas una potencia mundial en oportunidades. Su posición estratégica le permite ser nexo de unión de los mercados europeo y latinoamericano, con el que comparte fuertes lazos culturales y un idioma común, a la vez que su proximidad y vínculos comerciales e inversores con el norte de África facilitan la integración de negocios de muy diversa índole. Los acuerdos comerciales con China, y la clara ventaja competitiva que ha supuesto ser uno de los países de la Europa de los quince, sitúan a España como una gran potencia en oportunidades de negocio.

Mapa de Accesibilidad Mundial

Mapa de Accesibilidad Mundial Global Enviroment Monitoring - Comisión Europea

Las infraestructuras disponibles, como los trenes de alta velocidad, y las comunicaciones aéreas y navales, con importantes puertos en el Atlántico y el Mediterráneo, y líneas directas a todos los continentes le permiten así mismo competir y posicionarse como operador logístico a nivel mundial.

España goza de una excelente salud democrática, estabilidad laboral y social, y un marco legislativo que proporciona seguridad jurídica a cualquier empresa o inversor que actúe en su mercado. La sociedad española, de cultura abierta y occidental, es una de las mejores formadas en muy diversos ámbitos, dado que los accesos a la universidad y a la formación profesional están garantizados para toda la población, ofreciendo a la empresa profesionales muy cualificados.

Desde la fabricación ligera, hasta la industria de calderería pesada o construcción naval, los niveles de calidad de fabricación del producto español le han granjeado una posición privilegiada en los mercados europeo y latinoamericano. El téxtil, las telecomunicaciones, la banca, el sector sanitario, el turismo y las energías renovables son sectores en los que España es igualmente referente mundial. Ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia o Sevilla, entre otras, gozan de reconocimiento y prestigio internacional, han sido sede de importantes eventos culturales y deportivos y su capacidad e imagen internacional es una garantía adicional.

Por último, y dado que el mercado español proporciona cincuenta millones de potenciales consumidores, la decisión de implantarse en Europa no puede contemplarse sin evaluar seriamente la ubicación en España, con importantes ventajas competitivas frente al resto de opciones.