Armando Liussi

Sobre la gripe y el contagio de noticias

Martes, 8 de Septiembre de 2009 - Ref. BMJ | Universia | Dr. Juan Gérvas
"A", la gripe mediática

Va de Gripes

Nada más oportuno que volver a estar bajo un estado gripal para comenzar un artículo sobre la gripe.

Así como es oportuno vivir expatriado unas buenas temporadas para conocer íntimamente otras realidades -por poner un ejemplo de ADN de empresa-, también de hechos menores en carne propia podemos extraer análisis válidos para el afuera. Mi gripe me hizo recabar y leer muchos artículos sobre esta y otras gripes y de aquí ha surgido esta reflexión sobre la comunicación en medios; y sobre la probable falta de planes de gestión de crisis relacionados con esta gripe mediática que tendremos en breve.

Seguramente terminar este texto y recuperarme al 100% irán de la mano, asi que allá vamos.

Aquello que ya pasó

Verano al sur, invierno al norte y en lo que respecta al desarrollo de la gripe A con el foco en la gestión de crisis, surgen al menos tres conclusiones, suerte de colofón de su desarrollo en el otro hemisferio:

  1. Las enfermedades mediáticas son causa de estadios culturales que inciden en la operativa de la empresa, más allá del propio contagio de la enfermedad.
  2. La planificación de la gestión de crisis hacia los medios vuelve a ser de primer orden, cuando puede llegarse a acefalias corporativas aunque sea temporalmente.
  3. Las pandemias incorporan actores públicos imprevistos a la realidad corporativa activa.

Claramente similar al tratamiento informativo de la gripe aviar, la gripe A (o porcina o N1H1) tiene una serie de componentes morbosos -ya ciertos, ya amplificados- tales como enfermedad, muerte, pandemia, crisis o pobreza que se suman a los componentes triviales de las “noticias de actualidad” como el hecho de ser global, el reconocimiento de ésta por las instituciones e incluso el interés por la mutación de cepas. Y así se produce un molesto ruido mediático de cifras y hechos como en una mezcla adulterada, forzados a conectarse para aprovechar el tirón en el telediario. E impacta en la opinión pública, provocando -como mínimo- tensión, cuya implicación social puede terminar por generar deterioros de salud colaterales como estrés, insomnio, desánimo, miedo.

Por ello sugiero que en esta situación -con una probable exposición de la empresa a estos daños colaterales- se tome la planificación de las acciones de comunicación como una iniciativa de cost cutting. Máxime, viendo la implicación económica sugerida por algunos estudios en danza. Agreguemos más factores de presión como la mediática crisis financiera (hoy económica y acaso política) que siembra angustia en relación a la propia permanencia laboral y el conocido efecto “vuelta de vacaciones” y veremos que hay ingredientes en el caldo como para tomar en serio las cuestiones preventivas. Y desde ya que no hablo de los contagios de los constipados.

Y aqui entramos en la realidad. Desde hace ya unos años, la planificación de la gestión de crisis se dirige con carácter estratégico, tomando como texto embrionario el plan de acciones generado desde Comunicación. Pero claro está, es así cuando existe este manual y aún más, cuando se haya puesto en conocimiento operativo de los cuadros pertinentes. Sabemos por experiencia que esta es una de las asignaturas pendientes de muchas empresas de tamaño medio.

Por eso mismo, los ejemplos. Frente a las especulaciones y pasado este invierno meridional tenemos dos ejemplos opuestos de cómo lidiar con una crisis (sanitaria y mediática) desde la administración del Estado, pero con implicaciones corporativas: el caso de la gestión en Argentina (pánico y descontrol absoluto) y el de aquella en Australia (organización y eficacia). En el primero, pasando de negar los hechos a ser sobrepasados por estos, con la pérdida –y van– de credibilidad en las instituciones.

En el segundo, conteniendo la pandemia como lo que es (la gripe A es una enfermedad benigna, con menor mortalidad que la gripe estacional), bajo un estricto plan de gestión de crisis.

Más que negar una variación de una gripe, debemos recordar hacer foco en lo que nos toca: la operativa de la empresa. Y desde la praxis y desde la ética, nos queda ocuparnos en acabar con mitos insalubres.

Referencias:
Australia ABC News: Victoria 'losing control' of swine flu spread
BMJ: Australia's swine flu vaccination plans come under fire
Universia: Universidades argentinas ante la Gripe A
Perfil: Gripe A: Argentina es el segundo país con más muertes
Gripe A CARTA ABIERTA A LA MINISTRA Y A LOS CONSEJEROS DE SANIDAD Juan Gérvas Doctor en Medicina

3 comentarios para “Sobre la gripe y el contagio de noticias”

  1. “El complejo de vicios en la comunicación interna es el reflejo de otro complejo de vicios (que hay que relacionarlo con el management) que no obstante pueden ser corregidos paulatinamente, provocando un cambio en la dirección en el camino a la excelencia empresarial”

    Si me lo permites, empiezo este comentario a tu post con una referencia a un artículo que publicaste hace ya algún tiempo sobre el tema de la comunicación interna.

    Como bien dices, esta es una de las asignaturas pendientes de nuestras medianas empresas.

    Es razonable a estas alturas tener bien diseñadas las acciones a llevar a cabo desde comunicación externa, que nos permita conducir una crisis de forma eficiente.

    Una buena estrategia en gestión de crisis marcará con toda probabilidad, la frontera entre una organización consistente y una predestinada a sucumbir a los “tsunamis” del mercado. Sin duda eso incidirá también en la competitividad de esa organización. Pero creo que olvidamos a menudo la competitividad interna.

    La competitividad interna se relaciona directamente con la capacidad de organización necesaria para lograr el máximo rendimiento de todos los recursos disponibles (humanos, de capital y materiales) y los procesos empresariales. Es pues en este punto donde se hace realmente necesario la existencia de un excelente plan de comunicación interna. De que nos va a servir tener claramente identificados los procesos en nuestra organización si nuestros colaboradores no los conocen.

    Perdóname la analogía que haré por deformación profesional pero una estrategia bien definida para la gestión de crisis, debe tener en cuenta la comunicación pero también una visión eficaz en análisis de riesgos.

    Des de mi punto de vista la comunicación será un elemento más (aunque clave) en la gestión integral del riesgo corporativo. Y pienso que estarás de acuerdo conmigo en que una visión integral del riesgo tiene ambas componentes, el riesgo externo y el riesgo interno.

    Sin duda alguna y con esa visión integral, deberíamos contemplar la comunicación externa pero también la interna de nuestra organización.

    Un abrazo!

  2. Muy bueno Miquel, bien puesto el foco.

    Y sí, coincido contigo en cuanto a la necesidad de una visión integral en la gestión de crisis, implicando no solo a los departamentos de Comunicación (ya bien estén o no integrados en un mismo equipo) sino también aquellos que estén en la órbita de Operaciones, desde Calidad hasta Seguridad. En definitiva, se trata del tratamiento de la información, planeando, midiendo y actuando.

    Con la particularidad que en las crisis se deben actuar “en vivo” teniendo un manual hecho con antelación.

    Sinceramente, muchas gracias por tu comentario.

    Un abrazo.

Deje un comentario