Ignacio Prieto

Solución creativa de problemas

Viernes, 24 de Abril de 2009

El uso de la creatividad estimulada mediante un proceso organizado data de 1953.

Desde entonces, un buen número de expertos han desarrollado diferentes técnicas, algunas tan famosas como el Pensamiento Lateral de Edward de Bono, asesor de grandes empresas (Shell por poner un ejemplo para la que “descubrió” la perforación horizontal).

El proceso creativo choca con el pensamiento ortodoxo y conservador que impera en las empresas por lo general. No es desde luego la panacea pero representa una oportunidad para desarrollar nuevas ideas, procesos y productos y seria muy interesante utilizar estas técnicas como primera aproximación.

Existen muchas técnicas, alguna con procedimientos muy complicados que empiezan por crear las condiciones adecuadas (tareas para inducir cambios metodológicos y cosas así) para que el proceso sea viable.

Indudablemente es importante crear las condiciones para que las personas que van a participar en el proceso de creación de ideas, lo hagan con libertad y confianza. El proceso exige una buena dosis de espontaneidad y perder el miedo al ridículo, algo tan español. Pero también exige garantías de que no se va a juzgar equivocadamente o cotizar a la baja a los intervinientes por parte de la dirección de la empresa.

Si suponemos que se dan las condiciones previas, podemos ir directamente a unos de los procesos más inteligibles denominado MPIA (“mess-perspectives-ideas-action”).

Este proceso se realiza en grupo (idealmente mínimo 6 personas) y con una duración de 3 horas aproximadamente. Debe haber una persona que actúe como coordinador y que no intervendrá en el proceso salvo para dirigirlo y tomar las notas de lo que vaya surgiendo.

1.- EXAMEN DEL PROBLEMA.
Se comparte toda la información disponible y se anota en un diagrama de araña.

2.- BUSCAR NUEVAS PERSPECTIVAS.
Intentar ver el problema desde diferentes puntos de vista. De todas ellos, escoger el que parezca más apropiado.

3.- GENERAR NUEVAS IDEAS.
La famosa tormenta de ideas o “brainstorming”. Hay varias técnicas para estimular la generación de ideas que, en esta fase, no tienen por que ser viables, factibles o lógicas (Esta prohibido reírse).

3.a.- Reversión: Examinar el proceso en sentido contrario. (En vez de empujar, tirar).

3.b.- WIBWI (“Wouldn’t it be wonderful if…” Seria maravilloso si…): Esta es una de las técnicas mas potentes. (Seria maravilloso si el muro ya tuviera hechos los taladros para alojar la grapa).

3.c: Yuxtaposición aleatoria: Esta es difícil de poner en practica. Se trata de eliminar ideas preconcebidas mediante asociación del problema con algo que no tiene nada que ver. (Comparar un panel de fachada con una cesta de manzanas para estimular perspectivas novedosas)

3.d.- Metáforas: Esta es útil cuando los intervinientes están muy familiarizados con el problema a resolver. Se trata de resolver el problema mediante la resolución de una metáfora del mismo (Problema: Colocar un panel en una fachada. Metáfora: Colgar un cuadro en casa).

4.- SELECCIONAR IDEAS.
Hay que definir unos criterios que deban cumplir las ideas. Se desechan aquella que no cumplen dos o más. Reducir hasta que queden la mitad como máximo.

5.- IMPLEMENTACION.
Seleccionar la idea más prometedora y analizar sus ventajas e inconvenientes. Sobre estos últimos intentar modificar la perspectiva como se hizo en el apartado 2.

Hoy muchas empresas, incluyendo algunas de las consultoras más importantes del mundo, utilizan estas técnicas como una primera aproximación a la resolución del problema.

Hace más de diez años, tuve el honor de participar como ponente invitado por el departamento de creatividad de la Manchester Business School en unas sesiones de dos días para los alumnos del MBA. Ahora este departamento se ha convertido en cátedra y sus enseñazas se imparten al principio del programa de estudios.

Deje un comentario